ARQUEOLOGÍA
 
ARQUEOLOGÍA
 
 
HUANDACAREO
Página principal
imagen
h896
La construcción de este centro ceremonial se calcula hacia 1200 años d. C. y funcionó hasta que en 1536 los españoles conquistaron al pueblo tarasco.
Lo anterior se confirma por el hallazgo de un entierro con características prehispánicas, en el que se encontraron varias cuentas de vidrio europeo, lo que significa que cuando estos materiales ya estaban en el altiplano de México, en el occidente de Mesoamérica prevalecían los patrones culturales prehispánicos.
Aunque este sitio es de una clara ascendencia tarasca, la ubicación geográfica de la cuenca de Cuitzeo y el concepto ceremonial del centro, captaron la presencia de algunos elementos culturales provenientes de otras partes. Se puede mencionar la obsidiana del cerro de Zináparo del norte de Michoacán o de Zinapécuaro al este de Cuitzeo; así como materiales de las costas, en especial del Pacífico. Del altiplano mexicano y desde luego, de la región tarasca de Pátzcuaro, de donde provenía su principal influencia cultural.
h898
Después de haberse realizado varias visitas a la zona arqueológica durante las cuales se dirigieron los trabajos de limpieza y desmonte, se inició la Primera Temporada de excavaciones en diciembre de 1977.
El sitio se encontraba destruido por la acción de saqueadores que desde principios de este siglo habían excavado en la loma y por los ejidatarios que cultivaban sobre las estructuras. Hasta ese momento no se había realizado trabajo arqueológico en esta región que revelara algún antecedente para iniciar los trabajos.
La topografía del lugar era la única pista de ubicación de las construcciones, ya que no había restos de ellas a simple vista; los montículos se apreciaban principalmente en lo alto de la loma. Al ser localizado un primer muro al cual se le denominó Estructura A, se ampliaron las excavaciones siguiendo en ambos sentidos y retirando el escombro que lo cubría. Además, de esta estructura A, se localizaron otras alrededor del sitio.
Es importante mencionar que según la tradición arquitectónica tarasca, los templos con sus basamentos siempre se erigieron en la parte alta de una loma natural, sobre una plataforma artificial, o, como en el caso de Huandacareo, sobre plataformas y plazas, para lo cual construyeron muros de contención adosados a las laderas de las lomas.
h905
 
REVOLUCIÓN
Siguiente página
h675
Una vez liberados los muros del escombro que los cubría, fue indispensable asegurarlos. Se optó por limpiar las juntas de lodo que sirvió como aglutinante, y por rellenar los espacios con una mezcla de cemento, cal y arena; enseguida se subieron los muros siguiendo el ángulo de inclinación de los taludes hasta la máxima altura obtenida. Para lo anterior se aprovecharon las piedras que se habían derrumbado de los mismos muros y se utilizó la mezcla antes mencionada.
Como era imprescindible diferenciar la parte original de la reconstruida, se optó por remeter esta última un promedio de cinco centímetros de la original, permitiendo, de esta manera, que siempre pudieran diferenciarse ambas partes, aunque el tiempo terminara por igualar los tonos.
A partir de la Primera Temporada de excavaciones realizada a finales de 1977, se realizaron cinco temporadas más. También se han realizado trabajos de mantenimiento de las construcciones.
h903
A continuación se presenta un resumen de lo que fundamentalmente se realizó en cada una de las temporadas de campo llevadas a cabo en el sitio:
I (1978): Se delimitó la zona hacia el sur, liberando los muros más externos del escombro que los cubría.
II (1979): Se excavó la parte superior de la zona arqueológica, donde se encontró una plaza hundida y dos basamentos para templo: el del Montículo 1, con una planta en la que se combinan las formas rectangular y circular, y el del Montículo 2, de planta rectangular y con los muros de un templo en su parte superior. También se descubrieron el andador y la escalera oeste.
III (1981): Se continuó retirando el escombro hacia el lado oriental, desde la parte posterior del Montículo 2, y se continuaron limpiando los muros que forman las ampliaciones de las plazas.
h907
IV (1982): Se exploraron tres plataformas al oeste del lugar, tratando de localizar asentamientos habitacionales.
V (1983): Se excavaron los restos de lo que se denominó Montículo 3, el Patio de las Tumbas, la explanada del Montículo 3 en la esquina sud-occidental de la Plataforma 1 y el Montículo 2, denominado Plaza Norte y la parte posterior del Montículo 2 que se llamó Plaza Este.
Después de 1983 a la actualidad, no se han vuelto a realizar trabajos en esta zona por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Como resultado de la poca atención que se le ha dado al lugar este se encuentra descuidado, lo que resulta en una baja afluencia de visitantes al sitio, además de la falta de publicidad para el mismo.

 
 
H908
FÓSILES ENCONTRADOS:
Entre los hallazgos realizados en la zona arqueológica de Huandacareo, se rescataron varias Herramientas de cobre, entre las que sobresalen agujas con ojo, algunas hasta de 35 centímetros de largo. También de cobre, pero con finalidad ornamenta y ritual, fueron hallados magníficos ejemplos…a) Sobresalen por su cantidad y por su belleza las pinzas que se utilizaron no sólo para depilar sino también como adorno y para definir una jerarquía social…En las representaciones que aparecen en crónicas, estas pinzas están colgadas al cuello de personajes importantes…b) Son también muy abundantes los aros de alambre con sección rectangular o circular…es frecuente encontrarlos en entierros primarios…seguramente usados como aretes…c) Cascabeles de varios tipos y tamaños, de falsa filigrana y de lámina martillada…d) Se encontró un aro muy ancho con cascabeles de lámina repujado, soldados a su alrededor, y que quizá se utilizó como remate de bastón de mando…e) Ornamentos consistentes en una barra en forma de "U" invertida, rematada con sendas cabezas de animal, posiblemente águilas de cuyos picos penden dos pequeños cascabeles…Los ejemplares de Metalurgia en oro están hechos a base de laminado y repujado por martillado, y son parte del material funerario…a) De Huandacareo, cuatro cuentas semicilíndricas, quizá como parte de un collar…La existencia de estos objetos demuestran el alto nivel tecnológico alcanzado por este grupo (productos provenientes tanto de Chupícuaro como Pátzcuaro), lo cual solamente es posible que exista entre los pueblos cuya sólida base económica les permite contar con artesanos especialistas de tiempo completo.
En cuanto a la Cerámica en Huandacareo apareció un pipa completa que representa, a base de pastillaje, un tecolote. Otros objetos cerámicos que cabe mencionar son las cuentas globulares, muchas de ellas esgrafiadas: uno de sus diseños más usuales es el de líneas para las que forman el símbolo del infinito. También se encuentran en gran cantidad los malacates decorados o no, pero cuya presencia demuestra lo extendido de la práctica del tejido de fibras vegetales, principalmente de algodón. Merecen especial atención las figurillas encontradas en esta área. Sus características generales las exhiben como piezas sólidas de color café de varios tonos. Todas las encontradas son figuras femeninas, de adulto; hay que recordar que lo femenino esta relacionado con deidades lunares, que se asocian con la agricultura, y acuáticas, ligadas con la pesca, ambas actividades de sociedades sedentarias; las cabezas de estas representaciones humanas aparecen deformadas con el tipo tabular fronto-occipital. En Huandacareo, asociada a un entierro de infante, se encontró una bellísima figurilla femenina de unos 14 centímetros de largo, que carga a horcajadas a un niño de unos dos años, el cual está mamando; ambas figuras presentan el cráneo deformado y tienen tocados de banda que semejan los aperos deformadores. La madre tiene además falda y ornamentos como orejeras y collar. También hay figurillas que representan animales; son pequeños, sólidos, de color café oscuro, moldeadas y sin pulimentos o englobe. Cabe hacer notar que todas las piezas encontradas representan perros, a pesar de que, como se sabe la fauna era muy variada en la región. Es conveniente recordar que en la cultura tarasca se tenia como adoración al perro.
En cuanto al conocimiento Lapidario se menciona…”a) Utensilios domésticos: manos de metate y de mortero o “Tejolotes”, fragmentos de metales con o sin soporte…b) Herramientas: pulidores para cerámica y otros de gran tamaño, posiblemente para el curtido de pieles:..c) Escultura: En este grupo es muy importante el hallazgo realizado en Huandacareo de un fragmento que representa la cara de un anciano, tradicionalmente relacionado con el dios del fuego, divinidad sobre la que se erigió la religión tarasca; podemos pensar que esta escultura es una de las pocas representaciones de Curicaueri, “El gran fuego” o “El Gran quemador”…d) Rituales: Elaborados por pizarra, han aparecido discos de 16 centímetros de diámetro promedio, algunas veces con dos perforaciones simétricas…En Huandacareo se encontró la evidencia de que estos discos se utilizaban como hebillas en los entierros de los personajes de alta jerarquía social…e) Varios: esferas de cantera de 5 centímetros promedio…Manufacturas con material de la obsidiana, al igual que en las demás artesanías, no se han encontrado desechos de talla o talleres, por lo que se supone que los artefactos fueron traídos de otros lugares. Tal es el caso de los siguientes objetos encontrados…a) Herramientas: puntas de proyectil retocadas por presión y con base o pendúnculo; navajas prismáticas, algunas retocadas para hacer puntas de proyectil, raederas, punzones, buriles y cuchillos, entre otros…b) Ornamentos: muestran una calidad extraordinaria, principalmente orejeras tubulares o de carrete, las cuales llegan a ser traslúcidas de tan delgadas; tenemos también muy bellos ejemplos e bezotes (usados por los altos jefes)…c) Rituales: ornamentos de obsidiana verde como ricas ofrendas para personajes de relevante rango social. Tal es el caso de las encontradas dentro del cráneo de algunos entierros de Huandacareo, como las hubiesen colocado dentro de la boca del muerto; estas cuentas son esféricas o semicuadrangulares y siempre de piedra verde. En estas mismas condiciones y sitio se encontró una pequeña pieza rectangular, con una perforación en una orilla, de una piedra verde oscura y tan pulida que parece espejo.
En cuanto a los productos de Concha o Caracol y Hueso, es sin duda en Huandacareo, donde se han hecho los más importantes hallazgos de objetos de estos materiales, pertenecientes a la cultura tarasca. La presencia de estos materiales demuestra que los pobladores mantenían contacto con gente de ambos litorales, ya sea de comercio o de algún otro tipo de intercambio…a) Collares de pequeños caracoles recortados y perforados…b) Aros circulares catalogados como brazaletes o pulseras…Figuras humanas de guerreros, seres desnudos, asexuados y con una posición hierática, bailarines con una incrustación de concha formando un ojo.
En cuanto a los restos óseos encontrados en Huandacareo fueron: a) Tumba de tiro excavada en el tepetate que nos recuerda a las encontradas en El Opeño, (Jacona, Michoacán) pertenecientes al Preclásico, aunque a esta tumba, por los materiales culturales encontrados como ofrenda, la debemos colocar en el período inmediatamente anterior a la llegada de los españoles; los restos humanos que se rescataron ahí corresponden al entierro primario de un anciano y a un secundario también de adulto…b) Se localizó un patio perfectamente delimitado donde fueron construidas seis tumbas, una de ellas inconclusa; existe asociada a este conjunto otra con las mismas características que las demás: los muros están hechos de bloques de cantera perfectamente cortados y unidos con mortero; el piso es de tierra aplanada; las tumbas están cubiertas por grandes lajas, algunas desbastadas en sus bordes. Las medidas de ubicación de seis de ellas son muy interesantes ya que están construidas guardando una gran simetría; en la parte central del conjunto, las lajas que forman el techo de la tumba número 2 sirven de peso a la número 4, que está orientada perpendicularmente, lo que les da un aspecto cruciforme aunque en realidad sean dos rectangulares. Cada una de estas fosas contenía los restos del entierro primario de un adulto acompañados de una rica y numerosa ofrenda formada por vasijas y objetos de concha, hueso y lítica. Se excavó un pozo de tres metros de ancho por dieciocho de largo, en el que se obtuvieron sesenta y tres entierros primarios, secundarios y numerosos fragmentos claramente identificados como decapitaciones o mutilaciones, es decir, cráneos con el atlas y el maxilar todavía en su lugar o los huesos de un brazo con la mano pero sin el resto del cuerpo.
ORGANIZACIÓN POLÍTICA:
La autoridad se ejercía a través de una burocracia jerarquizada y coercitiva formada por funcionarios que compartían e invadían funciones tanto administrativas como judiciales, militares y religiosas.

El aparato gubernamental central con residencia en Pátzcuaro y posteriormente en Tzintzuntzan estaba formado por: el Canzonci (gobernador), el Capitán General (militar), los Diputados (recaudadores), los Ocambecha (regañador o amonestador) y el Petamuti (sacerdote mayor). El Canzonci como representante del dios Curicaueri y como tal gobernaba y mantenía vivo el culto del dios.
DEIDADES TARASCAS:
CURICAUERI. “El Gran Fuego”, deida principal que tenia el cuerpo pintado de negro, aunque la parte inferior de la cara así como las uñas de los pies y las manos estaban pintadas de amarillo; llevaba una diadema de piel blanca y adorno de pluma de garza a la espalda. En honor suyo se pintaban de negro el Cazonci, sacerdotes y caciques. En la Relación de Michoacán existen tres descripciones de esta deidad. Se le presenta como águila blanca con una berruga grande en la frente; también aparece como un personaje todo “entiznado” con plumajes e garza blanca en la cabeza y espalda; y la más frecuente es verlo descrito como “…aquella piedra que decían que era el mismo dios Curicaueri.” Según un Relato Mitológico el dios Curicaueri se identifica con el sol. El sol viejo “Cupantziere” juega a la pelota con “Ahchurihirepe” quien representa la noche. El sol viejo es vencido, pero su hijo el joven sol “Siratatáperi” surge por el oriente y rescata el cadáver de su padre quien resucita en forma de venado que se va al norte. Los venados eran considerados como animales sagrados asociados al sol en diversas culturas mesoamericanas, fueron alimento divino. Entre los tarascos su piel era curtida y con ella se envolvía la imagen de Curicaueri.

CUERAUAPERI. “La que desata en el vientre”, asociada al nacimiento y considerada como la madre de todos los dioses hombres, animales y plantas.Su santuario principal estaba en Tzinapécuaro.

CURITACAHERI. El Gran Sacerdote y Mensajero del sol, se ha relacionado con el dios del mar al que se le ofrendaban conchas y caracoles.

URENDEQUAUECARA o HURENDEQUAUECARA. Dios del lucero relacionado con Venus como estrella de la mañana y con la región del oriente. Se advoca con Pungarancha dios de la guerra.

TIRIPEMES o TIRIPEMENCHA. Dioses de las “cuatro partes del mundo” considerados hermanos de Curicaueri: Tiripeme-xungápeti, “el dios amarillo” deida del norte, señor de Pichátaro; Tiripeme-turupten, “el dios blanco” deida del poniente, señor de Iramuco; Tiripeme-caheri, “el dios negro” deidad del sur, señor de Pareo y; Tiripeme-quarencha, “el dios rojo” dedida del oriente, señor de Curínguaro.

ANGAMU CURACHA. Eran los dioses de los Montes.

DIOS DEL INFIERNO. Los sacrificos en la fiesta Cuingo (deshollamiento) eran dedicados al dios del infierno.

XARATANGA. “La que aparece en lo alto” o “la que alumbra o brilla”, diosa de la luna y los mantenimientos, hacía germinar las plantas y cuidaba de los hombres y de los animales. Como las otras diosas asociadas a la luna que existían en las culturas mesoamericanas, una de sus característics es su relación con el amor, sexo y el pulque.